¿Qué es la custodia monoparental o exclusiva?

Custodia monoparental exclusiva

La custodia exclusiva o custodia monoparental puede ser algo que nos venga a la cabeza cuando estamos separándonos o divorciándonos de nuestra pareja con la que tenemos hijos en común.

¿Será la mejor para nuestros niños? ¿Cómo se puede conseguir? ¿Cuáles son mis derechos aunque sea mi expareja quién tenga la custodia exclusiva?

En este post vamos a tratar de resolver todas las dudas intentando dar una información general sobre esta figura. Sin embargo, cada caso es especial y debe ser atendido como tal. Por ello siempre te recomendamos que busques asesoramiento para tu caso concreto poniéndote en contacto con un abogado.

¿Qué es la custodia monoparental?

La custodia exclusiva o monoparental es la que queda en manos de uno solo de los progenitores. El progenitor que obtenga la custodia de los hijos tras una separación o un divorcio será el que conviva con los menores y se encargará de sus cuidados diarios. Por otro lado, el progenitor no custodio tendrá un régimen de visitas y deberá abonar una pensión alimenticia.

Aunque este era el régimen más popular hace unos años, cada vez es más común otorgar la custodia compartida. Pero no siempre será la mejor opción, siempre se debe buscar el bienestar de los menores.

La custodia monoparental tiene una ventaja: los niños no tienen que cambiar de vivienda y pueden mantener sus hábitos a lo largo del año. La custodia exclusiva permite que los hijos menores sigan compartiendo tiempo con el progenitor que no ostenta la custodia, aunque no será de forma igualitaria.

Es importante diferenciar la custodia de la patria potestad, que, salvo circunstancias extremas, seguirá siendo de ambos progenitores. La patria potestad hace referencia a los derechos y obligaciones que los padres tienen con los hijos por el simple hecho de serlo.

¿Cómo se consigue la custodia monoparental o exclusiva?

Del mismo modo que ocurre con la custodia compartida, cuando vamos a solicitar la custodia monoparental tenemos dos opciones:

  1. En primer lugar, podemos decidirlo de mutuo acuerdo. Esta siempre es la mejor opción, porque facilitará el trámite y sus consecuencias posteriores.
  2. En segundo lugar, podemos reclamarlo en los juzgados. Esta opción es más lenta y cara, pero es la única vía abierta a falta de acuerdo.

Mutuo acuerdo

La custodia monoparental puede ser estipulada de mutuo acuerdo. Los progenitores deben recoger dicho acuerdo en un convenio regulador. En este documento también especificarán el resto de medidas que regirán en relación a los hijos (el régimen de visitas, la pensión de alimentos, etc.).

El Ministerio Fiscal deberá aprobar este convenio si lo considera adecuado para los menores. También debe ser ratificado ante el juez.

Vía contenciosa

La decisión de a quién corresponde la custodia se complica más cuando no existe un acuerdo entre los padres. Si este es tu caso, tendrás que acudir a un proceso judicial de tipo contencioso. Debéis ir a juicio.

Cada uno de vosotros, con vuestros abogados, debéis defender lo que creéis que será mejor para el menor. Después, el juez decidirá. Será él quien decida a quién corresponde la custodia, la cuantía de la pensión de alimentos, el horario de visita, etc. Él decidirá todo en lo que se refiere a vuestros hijos, primando el interés de los menores.

La opinión del menor, si tiene suficiente juicio (y siempre que tenga más de 12 años), también deberá ser escuchada por el juez. Sin embargo, la decisión del juez no tiene que coincidir necesariamente con la voluntad del niño. Se considera que su voluntad y lo que es mejor para él no siempre es lo mismo. Esto es importante y el juez lo valorará.

¿Qué derechos y obligaciones tiene el progenitor no custodio?

Llamamos progenitor no custodio, como suena lógico, a aquel que no ostenta la custodia. Como adelantábamos, a pesar de no tener la custodia de su pequeño, no deja de ostentar la patria potestad. Esto supone ciertos derechos y obligaciones para con su hijo.

El Código Civil recoge que la patria potestad debe ser siempre ejercida en interés de los hijos. Y es en este texto legislativo donde se nombran los principales deberes y obligaciones:

  • Las decisiones importantes de la vida del hijo en común deben ser tomadas por ambos progenitores: qué tipo de educación va a recibir, dónde va a vivir, si debe ser sometido a intervenciones quirúrgicas… Los padres debéis tomar juntos estas decisiones, a pesar de que la custodia la tenga solo uno de vosotros.
  • El régimen de visitas es aprobado en el convenio regulador o estipulado en sentencia en el procedimiento judicial.
  • Existe también la obligación de pagar una pensión de alimentos.
  • Entre los derechos se cuentan el derecho de visita, el derecho de representarlo y administrar sus bienes, el derecho a ser informado por el progenitor custodio y el derecho a ser informado por las instituciones escolares y sanitarias. Así lo reconoce el Tribunal Supremo en una sentencia.
  • Ambos pueden tener reuniones con los tutores o participación en fiestas. Y deben ser informados por igual de los boletines de notas, calificaciones o evaluación.
  • El médico de cabecera también ha de informar de igual manera a ambos progenitores de la historia clínica de los menores.

Es necesario indicar que la vulneración de estos derechos por parte del progenitor custodio pueden suponer la pérdida de la custodia exclusiva.

Conclusión

En definitiva, puede que la custodia exclusiva sea la que mejor se vaya a adecuar para el bienestar de vuestro hijo por vuestra situación concreta o por la disponibilidad que sus padres tenéis. O es posible que no.

Nosotros te aconsejamos que te pongas en contacto lo antes posible con un abogado para que entre todos podáis encontrar la opción más beneficiosa para toda la familia. En especial, para vuestro hijo.

¿Buscas abogado de familia de confianza?

Te ayudamos a encontrar abogado especialista en derecho de familia sin compromiso. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Tus datos serán cedidos únicamente a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ayudarte. [Más información]

Recopilamos los datos para gestionar tu petición. Si aceptas, cederemos tus datos a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ofrecer la mejor respuesta a tu solicitud. La base legal para ello será tu consentimiento. No cederemos tus datos en ningún otro caso, salvo obligación legal.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y oposición, entre otros, mediante correo postal o electrónico según indican nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.