Tipos de custodia en España

Tipos custodia

Conocer los tipos de custodia admitidos en nuestro ordenamiento jurídico es muy importante a la hora de plantearse una separación o divorcio con hijos. En este artículo vamos a intentar aclarar cada uno de los regímenes de custodia que existen en España.

Como punto de partida, debemos saber que la custodia se relaciona con el cuidado y atención diarios de los hijos. Por tanto, es diferente de la patria potestad.

¿Qué es la custodia?

La guarda y custodia hace referencia a quién se encarga del cuidado diario de los menores. Esta es algo diferente a la patria potestad, que consiste en los derechos y deberes que los progenitores tienen con sus hijos.

Pero, mientras la patria potestad normalmente la ostentan ambos progenitores, la custodia puede no ser de ambos (puede incluso no ser de ninguno).

La custodia se recoge en el Código Civil y el Tribunal Supremo se ha manifestado al respecto en muchas ocasiones.

¿Qué tipos de custodia hay?

En nuestra legislación existen cuatro tipos de custodia. Si bien la exclusiva y la compartida son las más comunes, no debemos olvidarnos de la partida ni de la ejercida por terceros.

A continuación definimos de forma esquemática cada uno de los tipos de custodia admitidos en nuestro ordenamiento jurídico. Si necesitas más información, no dudes en consultar nuestros artículos especializados o contactar con un abogado a través de nuestro formulario.

1. Custodia exclusiva

También se la conoce como custodia monoparental. En ella, solo uno de los progenitores se encarga de lo relacionado con el cuidado diario de los menores.

Repetimos que lo normal es que la patria potestad siga perteneciendo a ambos, por lo que el progenitor no custodio sigue teniendo derechos y deberes para con su hijo. Entre ellos, el derecho a visitas, la obligación de pagar una pensión o contribuir y decidir sobre su educación.

A pesar de que la custodia monoparental sigue siendo mayoritaria en España, actualmente existe una creciente tendencia a considerar que la custodia compartida es la más adecuada para los menores en líneas generales, pero no siempre es el caso.

2. Custodia compartida

La custodia compartida permite que los hijos convivan con sus dos progenitores. Se establecen períodos alternos, que se especificarán cuando se fije la custodia y podrán ser semanales, quincenales, mensuales, etc. Incluso puede vivir el menor la mitad del año con un progenitor y la otra mitad con otro.

Existe otra modalidad que supone que el hijo sea el que permanezca en la vivienda familiar y sean sus padres los que se turnen para convivir con él (conocida como custodia compartida con casa nido). Todo dependerá de cuál sea la mejor opción para los hijos menores en común.

3. Custodia partida

La custodia partida hace referencia a que algunos de los hijos se quedan bajo la custodia de uno de los progenitores, mientras los otros se quedan con el otro progenitor. Obviamente, para esta custodia tendrá que haber, al menos, dos hijos.

Esta opción es, generalmente, desaconsejada. Tiene que darse por motivos muy justificados. Principalmente, porque nuestra legislación considera que los hermanos deben estar unidos y no se aconseja separarlos. Sin embargo, si en el caso concreto de unos menores se considera beneficioso, esta custodia puede ser una buena opción.

4. Custodia de terceros

La custodia ejercitada por un tercero se concede si los progenitores han fallecido. También se da si ninguno de los progenitores está capacitado para hacerse cargo del menor (por ejemplo por algún tipo de discapacidad o por el hecho de estar en prisión).

Debe ser entendida como una custodia extraordinaria y siempre se tendrá en cuenta el interés del menor.

Normalmente, serán los familiares cercanos los que se hagan cargo de la custodia. Un ejemplo de los más típicos son los abuelos. Sin embargo, en el caso de que no haya ningún familiar cercano, será una institución la que se hará cargo.

Conclusión

En resumen, la custodia es el cuidado diario de los menores y puede ejercerse de forma exclusiva, compartida, partida o por terceros.

Esperamos haberte ayudado a entender mejor los tipos de custodia que existen. Sin embargo, queremos recalcar la importancia de recibir atención adaptada al caso concreto.

El mayor interés siempre es que el menor esté lo mejor posible. Por ello, siempre aconsejamos asesorarse muy bien y dejar que un abogado especialista nos ayude en cada paso a conseguirlo.

¿Buscas abogado de familia de confianza?

Te ayudamos a encontrar abogado especialista en derecho de familia sin compromiso. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Tus datos serán cedidos únicamente a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ayudarte. [Más información]

Recopilamos los datos para gestionar tu petición. Si aceptas, cederemos tus datos a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ofrecer la mejor respuesta a tu solicitud. La base legal para ello será tu consentimiento. No cederemos tus datos en ningún otro caso, salvo obligación legal.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y oposición, entre otros, mediante correo postal o electrónico según indican nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.